Vidas paralelas

Ocho de la mañana con un pie en la calle para iniciar la jornada laboral después de haber dejado la casa más o menos arreglada. Por delante nos esperan unas cuantas horas de trabajo. Si tienes hijos se dobla ese trabajo. Acompañarles al cole, estar pendientes de su hora de salida, llevarles a sus actividades extraescolares o al dentista, ayudarles con los deberes si es que llegas a tiempo a casa, preparar la cena, etc, etc, etc.