Una ley sin futuro

Los esfuerzos inútiles suelen conducir a la melancolía aunque no debe de ser una opinión compartida por los ministros de Educación de nuestro país, puesto que la mayoría de ellos han impulsado leyes que el paso del tiempo las ha convertido en papel mojado.