Tenemos un problema

En un país como el nuestro, con una grave crisis institucional en que desde el Gobierno se ataca sin rubor al Jefe del Estado, amén de que haya ministros que quieren poner en la picota nuestro sistema constitucional, la crisis se agrava aún más al carecer de una oposición capaz de configurar una alternativa real. Y esa es la realidad: Pablo Casado no está logrando afianzar a su partido como alternativa al PSOE-Podemos.