Sin límites

Hay quienes se escandalizan porque a Pedro Sánchez no le importa negociar los Presupuestos Generales del Estado con Bildu y Esquerra a través de su vicepresidente Pablo Iglesias. En mi opinión lo raro sería que no lo hiciera. La trayectoria política de Pedro Sánchez es meridianamente clara: objetivo último es el poder y si para obtenerlo y ejercerlo hay que pagar un precio, lo paga. Así que no caben sorpresas porque Pedro Sánchez, después de haber mareado con tiras y aflojas a Inés Arrimadas, a la que ahora descalifica con su desparpajo habitual, destape las otras cartas que tenía en la manga que son las de Esquerra y Bildu.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies