Lo que el viento no se ha llevado

Sin duda el asesinato de George Floyd ha constituido un revulsivo contra el racismo y está enfrentando a la sociedad norteamericana a sus propias contradicciones. Y es alentador que millones de personas en todo el mundo tomen conciencia del cáncer del racismo al que naturalmente hay que combatir. Pero el racismo no se combate derribando estatuas ni prohibiendo ‘Lo que el Viento se Llevó’, ni intentando ignorar o rescribir la Historia.