«La tentación del poder es siempre tratar a los ciudadanos como menores de edad»

En la mochila con la que carga Julia Navarro (Madrid, 1953), la misma que todos llevamos a cuestas, están cuarenta años de ejercicio del periodismo. Y eso marca, claro. Ella, además, desempeñó el oficio en una de las épocas más apasionantes de la historia reciente de España, cuando nuestro país empezaba a definirse como Estado democrático, contagiándose de una pulsión narrativa que hoy, tantas décadas después, sigue desplegando en sus novelas. La última de ellas, De ninguna parte (Plaza & Janés), aborda, con la ambición del gran escritor, cuidadoso de lo que cuenta y de cómo lo cuenta, algunos de los peores males de nuestro tiempo, obviando la pandemia: el terrorismo islamista, la identidad, la integración y el pulso  permanente entre los medios de comunicación y el poder político y económico.