Julia Navarro en casa de Cavafis

La casa donde Constantino Cavafis (1863 -1933) vivió los últimos 30 años de su vida está escondida en una calleja en el dédalo de Alejandría, el gran puerto egipcio. Apenas una placa en griego, el idioma en que vivía y escribía, recuerda que allí estaba la Ítaca particular del poeta, miembro de la entonces floreciente comunidad griega en la ciudad. En aquel refugio Cavafis iba a estar tan solo unos meses pero acabó pasando el resto de su vida. Allí están sus muebles, sus recuerdos, un artículo periodístico en catalán sobre el ‘Viatge a Ítaca’ (el destino más demandado de la agencia turística del ‘procés’), copias de sus manuscritos (los originales están en Atenas), retratos… Allí murió y eso sobrecoge.