El pulso

No caben muchas dudas sobre de quién es la responsabilidad del espectáculo estremecedor al que venimos asistiendo en los últimos días con cientos de personas intentando entrar en Ceuta por tierra y mar. Y esa responsabilidad recae en primer lugar en las autoridades de Marruecos que no han dudado en poner en peligro la vidas de sus conciudadanos para presionar a España por la decisión de acoger al Secretario General del Frente Polisario, Brahim Gali.