Dolor y rabia

No sé si el Presidente Sánchez y su Gobierno esperaban la reacción dolida e indignada de buena parte de la sociedad española ante su pacto con Bildu, pero lo cierto es que al hacerlo han cruzado una línea roja. El debate está en la calle con esta pregunta: ¿Tenía Pedro Sánchez otras opciones que no fuera Bildu para que el Parlamento diera luz verde a sus Presupuestos Generales del Estado?