De lo imposible a lo difícil

Hace unos días, desde la tribuna del Congreso, Pablo Casado sorprendió a propios y extraños rompiendo públicamente con VOX, algo que parecía imposible. Ahora le toca hacer lo más difícil que es convencer al electorado del centro-derecha que encontró refugio en Ciudadanos y al electorado más duro de la derecha que se escapó a Vox que vuelvan a confiar en el PP.