«He perdido 300 páginas de mi novela»

Ni yo misma me lo termino de creer: he perdido 300 páginas de mi nueva novela. Les cuento como ha sucedido. Terminé de escribir a mediados del verano y, tras finalizar la novela, pasé a la fase de las correcciones. Una vez corregidas y entregadas las primeras 300 páginas, la editorial me las reenvió como galeradas. Las galeradas, para los que no lo sepan, son la primera prueba de cómo va a quedar el libro y desde luego son necesarias para seguir haciendo correcciones. Así que corregí de nuevo sobre ellas y una mañana me dispuse a entregárselas a la editorial. Decidí guardarlas en el maletín del ordenador para llevarlas más comodamente, así que me lo colgué al hombro, paré un taxi, le di la dirección, llegué, pagué, me bajé del taxi y me encontré en la puerta con Patxi Beascoa, el director comercial de Penguin Random House.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies